• Kiero.co

Lavavajillas | ¿Cómo limpiar el lavavajillas de forma práctica?


Un electrodoméstico de uso diario es el lavavajillas, lo utilizamos en el aseo de utensilios, vasos y platos que empleamos para comer. Ese aparato se convirtió en una herramienta de ahorro de tiempo y agua en los quehaceres del hogar. Este electrodoméstico no se limpia solo como muchos pensarán, de igual forma, como una lavadora requiere un mantenimiento regular.

Durante sus ciclos de lavado se puede acumular grasa, comida y hasta el detergente que no se disolvió lo que puede ocasionar malos olores y que se dañe antes de tiempo la bomba o el filtro.


Podemos usar métodos de limpieza caseros como son:

Vinagre. Se utiliza como un limpiador ecológico, usa un vaso de vinagre blanco una vez a la semana siguiendo los siguientes pasos:

1. Limpia las zonas en donde el sucio tiende a acumularse como la puerta y la goma.

2. Asea el filtro ya que en él se reúne la mayoría de la suciedad.

3. Enciende el lavavajillas y prográmalo en el que genere mayor temperatura.

4. Espera 12 minutos para colocar el vinagre.

5. Cierra el lavavajillas y deja que termine por completo su ciclo.

No coloques el vinagre directamente en el fondo antes del lavado porque hay aparatos que hacen un vaciado antes de recargarse de agua o para mayor certeza consulta el manual de usuario de tu lavavajillas.


Vinagre y ácido cítrico en polvo. Se realizar cuando hagas la limpieza con vinagre, agrega en el cajetín del detergente dos cucharadas de ácido cítrico para potenciar el trabajo que hace el vinagre. Esta mezcla desprende los restos de grasa y cal acumulados dentro del electrodoméstico.

Bicarbonato.  Se agrega el bicarbonato después de limpiar el lavavajillas con vinagre o el producto elegido para reforzar la limpieza. Debes espolvorearlo por la parte baja y activa el ciclo corto a temperatura máxima. La acción del bicarbonato permite retirar cualquier residuo que haya quedado y refrescará el olor del lavavajillas.



Lejía. Para eliminar el moho puedes usar lejía, este potente químico debe ser usado de forma moderada porque puede ser corrosivo. Antes de usarla, debes consultar el manual de usuario de tu lavavajillas. Por otro lado, se recomienda el uso de guantes de goma para que no dañe tu piel al aplicar este producto.  

Jabón líquido.  Una alternativa para asear el lavavajillas es usar el detergente o jabón de lavar platos. Mezcla una porción con agua tibia y asea la máquina por dentro y por fuera usando una esponja. Frota con movimientos suaves y ve enjuagando y exprimiendo la esponja cada cierto tiempo para que no se sature de sucio. Finaliza el aseo con un paño suave para secar.


Limón, agua caliente y vinagre.  Se usa esta combinación de limón, agua caliente y vinagre en de forma proporcional para desinfectar y hacer más fácil la eliminación de la suciedad. Apóyate con un cepillo adecuado para frotar los canales y esquinas más estrechas. Retira la mezcla con agua o usando el ciclo de lavado más fuerte de tu lavavajillas.

Mezclas de jugos en polvo: Los polvos que usamos para preparar bebidas con sabor a frutas funcionan para limpiar este aparato, coloca unas cuantas cucharadas donde van las pastillas de detergente y enciéndelo en el lavado. Al finalizar encontrarás tu lavavajillas más limpio.

Productos comerciales para lavavajillas.  Vienen para ser usados una vez al mes, se coloca en la zona de los platos boca abajo y con la máquina vacía colócalo en el ciclo largo de lavado.

El mantener el lavavajillas limpio de forma periódica garantiza alargar su vida asegurando el buen funcionamiento de la máquina e impidiendo que se mezclen olores, por lo que se aconseja.


· Eliminar los restos de comida una vez al día con un papel o un paño de cocina.

· Para evitar atascos y malos olores elimina los residuos de los platos y cubiertos antes de introducirlos al lavavajillas. Estos restos pueden obstruir la buena circulación del sistema de tu máquina y por ende reducirá su capacidad de limpieza.

· Limpia las rejillas, las aspas y las gomas. Esto evita la proliferación de malos olores y a su vez de bacterias que pueden enfermarte ya que en estos sitios en específico se suele acumular suciedad después de cada lavado.

· Selecciona el programa o ciclo de lavado que se adecúe a la cantidad de suciedad de tus platos.

· Asea con mucha atención alrededor de las juntas de la puerta, en este lugar se acumula el sucio porque es una zona donde no llega el agua durante el lavado.

· Cuida las gomas evitando que llegue el vapor que las puede deteriorar. No abras la puerta de la máquina hasta que se enfríe el interior o si necesitas abrirla hazlo completamente para que el vapor salga sin que tengan contacto.


· Limpia la puerta del lavavajillas una vez a la semana con una esponja adecuada para ello. Con solo mojarla pásala eliminando los residuos, si es necesario coloca un poco de jabón para remover los sucios más fuertes.

· Asea constantemente el dosificador de detergente para quitar los residuos que dejan las pastillas de lavado.

· Revisa el manual de uso y localiza el filtro. Quita los tornillos para poder retirarlo y aséalo semanalmente. Lo puedes lavar con un buen chorro de agua y un cepillo para quitar todos los residuos. Otra manera de limpiarlo es sumergir el filtro durante una hora en agua caliente con jabón y después lo enjuagas pasándole un cepillo de cerdas de nailon. Su limpieza garantiza que la suciedad atascada en su interior salga y extiende su vida útil.

· Se recomienda dejar la puerta del lavavajillas abierto por 15 o 30 minutos luego de su uso para evitar que se concentre la humedad e incluso el moho.

· Realiza una limpieza profunda cada mes con las opciones que recomendamos.



· Puedes evitar los malos olores colocando medio limón en las cestas superiores el cual debe ser sustituido cada tres lavados.

· Mantén limpias las aspas que se llenan de grasa lo que dificulta el buen funcionamiento del lavavajillas.

· Limpia los acueductos internos en donde se acumula grasa tras cada uso.

· Saca los compartimentos y estantes para eliminar los restos de comida, no olvides limpiar también el brazo rociador.

· Revisa el desagüe del lavavajillas, retira todo aquello que pueda llegar a obstaculizar el paso y causar daños a la bomba o tu vajilla. En este desagüe puedes encontrar astillas de vidrios y hasta cubiertos.

· Usa guantes de goma para proteger tus manos al realizar el aseo de tu máquina, en especial cuando usas productos químicos muy fuertes.


· Utiliza la temperatura alta del lavavajillas para eliminar bacterias.

· Emplea la cantidad necesaria de detergente, no por usar más quedan mejor lavados los platos y si no usas lo suficiente no se disolverán los restos de comida.

· Si quieres tener un olor extra en el lavavajillas usa ambientadores, en el mercado existen diversas marcas que te ayudan a mantener el interior del lavavajillas fresco y perfumado luego de cada lavado.

Novedades.kiero.co te invita a leer otros artículos que puedan ser de tu interés.


Hornos eléctricos| Una práctica opción al momento de cocinar.

Cafeteras, para hacer café como todo un barista


Conoce las ventajas y desventajas de tener humidificadores en tu hogar.




  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco