• Kiero.co

Fotografía | ¿Cuál es el mejor momento para fotografiar montañas?

Actualizado: feb 6


En muchas ocasiones las montañas suelen cautivarnos por su esplendor y hermosura. Ellas son formadas por elevaciones de naturales de la tierra. Y en la actualidad ocupan aproximadamente una cuarta parte de la superficie terrestre, encontrándose cordilleras, macizos.

Hoy en novedades.kiero.co te daremos algunos consejos para lograr obtener excelentes tomas de ellas, para resaltar tu proyecto fotográfico.

Si bien es cierto que no existe solo un momento apropiado para capturar grandiosas imágenes, si existen recomendaciones que puedes tomar en cuenta dependiendo de los que deseas trasmitir, en otras palabras se puede decir que el momento indicado dependerá de lo que deseas comunicar. Resaltando entre estos momentos los siguientes:

  • Amanecer y atardecer

Si lo que deseas es la captura de las montañas con la finalidad de resaltar la estructura y la dimensión de ellas, es necesario realizarla en el amanecer o en el atardecer. Pues de esta forma se evitan los panoramas planos.

De la misma manera es esos momentos donde comienza a salir el sol o en el momento que se empieza a ocultar se produce un contraste de colores que suelen ser muy atractivos, así mismo aumentan los relieves de las rocas brindando una mejor suavidad en todo el paisaje. Es decir que entre más bajo se encuentre el sol, las sombras proporcionadas por la vegetación y las rocas será más prolongada.

Por otra parte puedes aprovechar el atardecer para capturar imágenes de las montañas, aprovechando el reflejo que se forma, dándole más nitidez a tus fotografías.

Así mismo en el momento que el sol comienza a salir o a descender, nos proporciona un momento fascinante, pues el cielo se torna de un color anaranjado precioso, y además se ve reflejado en lagos cercanos, siendo aún más impresionante.

  • A medio día

La luz provocada por los rayos solares en horas del mediodía resultan ser una gran opción para capturar imágenes de montañas áridas, pues es en este momento donde la luz que genera el sol elimina las sombras y aumentan la sensación desértica. Siendo una excelente alternativa en caso de querer generar sensaciones de abandono, aislamiento y sequedad.

  • De noche

Aunque no lo creas en las horas nocturnas también se cuenta luz suficiente para fotografiar montañas, esta puede provenir de la luna, o de reflejos de luces de la ciudad, o de los coches, o simplemente de los focos con los que cuentas.

Lo más importante es dejar fluir nuestra imaginación con la finalidad de realizar grandes tomas que generen sensaciones de magia en tus espectadores, sobre todo si logras capturar las montañas con cielos estrellados o auroras.

  • Contraluz

En este caso el sol se encuentra situado junto detrás de la montaña que deseamos fotografiar, presentándonos dos alternativas muy puntuales, una de ellas es capturar la silueta de la montaña y la otra es realizar la toma junto con el sol enfrente, permitiendo de esta manera que los halos de luz que se producen formen parte de nuestra fotografía.

Por otra parte en caso de querer fotografiar una montaña distinguida como el Everest o el Fuji, es recomendado que captures su silueta, ya que se reconocen con gran facilidad.

  • Con niebla

Al referirnos a la niebla estamos hablando de partículas de agua las cuales se encuentran suspendidas en el aire ya que son muy pequeñas y la fuerza de gravedad no es capaz de precipitarlas. Las montañas con niebla resultan ser una alternativa muy acertada, pues son imágenes con un gran impacto, sobre todo tienen la particularidad de producir sensaciones de atracción y misterio, sobre todo de seducir la mirada de cualquier espectador.

  • Con nubes

Es muy común cuando se está comenzando en el mundo de la fotografía caer en el error de capturar paisajes con cielos despejados, si bien es cierto que ellos aportan suficiente luz para obtener imágenes muy nítidas, también es verdad que suelen ser algo aburridas para los espectadores.

Al realizar fotografías de las montañas trata de capturar las nubes pues estás son un complemento esencial, aportando un gran atractivo para el cielo y sobre todo creando un efecto de contraste doble que resulta fascinante, las montañas representan un elemento macizo, y pesado mientras que por su parte las nubes son livianas y volátiles.

De igual forma las nubes suelen ser difusoras de la luz proporcionándonos ambientes capaces de generar diferentes emociones en cada persona que la observa. Recordando que ese es uno de los principales objetivos de la fotografía.

  • Con nieve

La nieve de por si es bastante atractiva y si esta se encuentra sobre una montaña su belleza aumenta aún más. Y es que ver todo el panorama de blanco produce una sensación de paz y tranquilidad.

De la misma manera se puede observar el contraste entre las montañas verdes y las nevadas, capturando de esta manera momentos realmente mágicos de la naturaleza.

Novedades.kiero.co te invita a conocer otros temas que pueden interesarte.

¿Cuál es el mejor? Objetivos Zoom o de Focal Fija.

8 Tips para perfeccionar tu composición fotográfica.

10 Trucos para realizar fotografías en lugares con poca luz.

Quizás te pueda interesar:



80 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco