• Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Kiero.co

Copas | Tipos de copas para cada bebida.


Muchos se preguntaran porque existe tanto protocolo al momento se servir una mesa cuando vas a una cena, evento u otra actividad, la cantidad de utensilios que se usan entre cubertería, platos, vasos y copas de distintas formas o tamaño que allí se presentan, se hace difícil saber cuál es el uso de cada uno de ellos, si con un solo vaso puedes tomar desde agua, hasta cualquier otra bebida; ¿Es ese tu caso?, en este artículo te explicaremos particularmente lo que es una copa y su uso para servir bebidas.

Tanto los vasos como las copas, tienen el mismo uso, pues están destinados a contener líquido para beber y poseen una base sólida para sostenerse.

Pero este artículo, está dedicado a las copas que se usan para servir distintas bebidas.

Por ende, en todo acontecimiento social siempre van a estar presentes las llamadas copas básicas, las mismas no deben faltar en las mesas y son las que se usan para servir el agua, el vino tinto y especialmente la copa de vino blanco, pero también, las otras copas de distinto tamaño y forma son necesarias y opcionales, para así decidir si ponemos una copa u otras, o bien seleccionamos por poner las piezas "básicas" y el resto se irán colocando a medida que se vaya sirviendo la bebida.


Copas de Cristal o de Vidrio

¿Sabías que hay copas de cristal y de vidrio?

Pues sí, existen dos tipos de copas, según el tipo de material con las que están hechas, y ¿Por qué es importante diferenciarlas? Porque según la elección del tipo de copa correcta, te permitirá poder disfrutar tu bebida mejor, ya que todas las bebidas alcohólicas, empezando por el vino, pasando por la cerveza y finalizando con el coñac, deben estar servidas, de manera tal que puedan ser degustadas su rica contextura y sabor al máximo.

Lo que diferencia a estos dos tipos de copas, consiste en que las de vidrio están hechas de sílice de primera calidad y a las de cristal se les adiciona el plomo, lo que le permite tener una calidad muy superior.

Para diferenciarlas, pues fíjate que al observar las copas puedes darte cuenta que las de cristal son más brillantes y cristalinas, además al golpearlas levemente con otra copa emiten un sonido más nítido y armonioso, también son más pesadas que las de vidrio.


¿Qué copa usar, con cada bebida?

¡Tranquilos, aquí le explicaremos cual es el uso de cada copa con la bebida respectiva!

Saben que existen muchos tipos de bebidas y que también hay diversidad de copas que son de uso específico para cada una de ellas.  Aquí te contamos un poco sobre aquellas copas de uso más común y todas aquellas recomendaciones básicas, para que puedas elegir según sea tú práctica y costumbre.

Copa para servir agua: Su forma es muy divertida, pues es redondeada y también es la que tiene un mayor tamaño con respecto a los demás tipos de copas, en cuanto a la medida para servir el agua, pues se puede llenar toda la copa con agua o si es muy grande realizarlo hasta la mitad. Es la primera copa en la fila de la cristalería de copas.


Copa para servir el vino tinto: Es una copa también de gran tamaño, se diferencia de la copa de agua, porque a pesar de ser grande, es relativamente más pequeña en comparación con la del agua, tiene una boca ligeramente más estrecha, con la finalidad de oler, degustar, saborear la esencia y propiedades del vino. Se debe servir una cantidad reducida de vino, que no debe pasar de un tercio de su capacidad.


Copa para el vino blanco: Es una copa algo más fina, elegante y sofisticada, en comparación con la utilizada para el vino tinto, pero es también un poco más pequeña. En esta copa se sirve solo y únicamente los vinos blancos o rosados, es importante resaltar que la forma de esta copa permite que la bebida este siempre a una temperatura fresca. Se ofrece poca cantidad de vino, con la finalidad de que el trago conserve esa frescura que necesita. Su boca estrecha hace que se mantenga el aroma del vino.


Copa para servir cócteles como la margarita: Esta copa es de una forma muy peculiar, donde se destaca lo atractivo y la personalidad de quienes degustan estos tipos de cócteles tan creativos, incluyendo al daiquiri, tragos que han sido relacionados con la personalidad femenina, con la mujer que se atreve a ir más allá. Se sirve la bebida hasta el tope, se decora con flores u otro adorno y siempre al borde le colocan azúcar.


Copa para servir Martini: En realidad es una copa indispensable en todo bar. También conocida como copa de tentempié; porque es muy delicada y con un cuello delgado, se utiliza para servir cócteles que no necesitan hielo y se prestan para realizarles una decoración simple, desde una fruta pequeña, como la fresa o una rica aceituna, son esplendidas para servir los Martini o la bebida Manhattan.


Vaso largo: Se usan solo para servir tragos que llevan grandes cantidades de hielo, agua de soda o gaseosas.


La Copa llamada Sherry o para servir Jerez: es una copa diseñada para servir las llamadas bebidas digestivas, normalmente se sirve para tomarse de una sola vez, por lo tanto, se dispensa en pequeñas cantidades.


Copa para servir coñac o brandy: la copa muy conocida, tradicional e indispensable también en todo bar. Es una copa pequeña, pie corto y grueso, para que el consumidor la pueda sostener entre sus dedos y la palma de la mano de esta manera se mantiene bien caliente la bebida. Tiene un rasgo particular, que su boca es estrecha, lo que le permite prolongar el aroma de la bebida.


Copas para servir champán: Son las copas más usadas en el mundo, con ellas se celebra y brindan los mejores acontecimientos en la vida del hombre. Esta copa tiene una forma muy peculiar ya que es alargada y muy fina en comparación con las demás, así conserva las burbujas que surgen al servirla, mejor el sabor y aroma de esta bebida deliciosa.


Las copas, tanto las de cristal como la de vidrios deben tratarse con mucho cuidado, evitar lavarlas en lavaplatos automáticos, así como también usar esponjas muy rusticas que pueden rayarlas, se deben lavar con suficiente agua limpia y secarlas con un pañito de algodón, colocándolas sobre su pie en un sitio seguro donde no existan vibraciones de ningún tipo, para prever el resquebrajamiento de las mismas y se mantengan brillante e higiénicas.


Novedades.kiero.co te recomienda otros artículos que te pueden interesar.

6 Tips para elegir el vino ideal para cada ocasión