• Kiero.co

Conoce las 5 Razones por las cuáles deberías incluir yoga en la disciplina de tus hijos.


¿Te has preguntado qué tan cierto es que el yoga ayuda a adultos y niños? ¿Conoces de esta actividad pero nunca la has considerado tan fascinante como para practicarla? Te invitamos a leer de qué se trata y algunos beneficios que deja cuando los niños lo practican.

El yoga, a lo largo del tiempo, ha parecido ser una actividad exclusiva para adultos, o al menos para jóvenes mayores de 20 años, por las exigencias de concentración que requiere para emplearse de manera correcta. De hecho, es un tema poco familiarizado con los niños; sin embargo, parece una actividad estupenda para practicarla con los más pequeños de casa por sus múltiples beneficios para la salud física y mental.



Esta actividad considerada una disciplina oriunda de La India, tiene muchas ventajas para las personas y los niños no están exentos de aprovecharlas.

Aunque parezca una tarea difícil para el orientador de la práctica, ésta puede ser más fácil de lo que se imaginan si se realiza con buenas técnicas para captar la atención de los niños y mantenerlos con deseo de ejecutarla.

Una buena idea es asociarla con temas infantiles para que los niños, a la vez que realicen el ejercicio sientan que están disfrutando de una actividad completamente infantil, asociarlo con canciones, narración de cuentos, indagar qué les gustaría ser cuando crezcan para que se lo imaginen durante el proceso de estiramientos y meditación es una buena opción.

Si el yoga fortalece la capacidad mental y física de los adultos, ¿se imaginan cuánto puede ayudar si se practica desde edades tempranas? Incluso, algunos expertos han indicado que estos ejercicios pueden practicarse a partir los cuatro años, edad en la que los niños ya pueden sostener posturas nativas del ejercicio por mantener un 100% el control de su cuerpo.




Algunos adultos se muestran antagónicos a impartir prácticas con los niños por lo tedioso que puede significar atraer la atención de todos, no obstante, solo basta con tener un poco de creatividad para lograr que la actividad sea todo un éxito.


Te mostramos cinco beneficios indiscutibles que genera esta actividad milenaria para los niños y cómo puedes hacerla de forma efectiva.


1- Estimula emociones y mejora el equilibrio: El niño se comienza a conocer. Más allá de que identifique todas las partes del cuerpo humano, va entendiendo a medida que va realizando el yoga, cuáles son las partes más flexibles que posee y qué habilidades puede desarrollar en su futuro. Aprende a equilibrar su cuerpecito y a estabilizar su mente, que por lo general, a edades tempranas, está impaciente por adquirir conocimiento.


2- Socializa de forma tranquila: Generalmente los niños comienzan a conocer a sus amiguitos jugando, en actividades donde corren, realizan esfuerzo físico y demás, por el contrario con el yoga pueden aprender a que de forma calmada se pueden tener nuevas y mejores relaciones con su entorno.


3- Canaliza el exceso de energía: Un niño normalmente tiene tantísima energía como para estar corriendo gran parte del día, es allí donde pensamos que nuestro hijo puede ser inquieto e hiperactivo, y el yoga es una buena herramienta para que canalice toda esa energía que posee y la transforme en capacidad de concentración y bienestar.


4- Aumenta su concentración: Los niños que practican yoga suelen mantener un nivel más alto de concentración. Esto les favorece a la hora de estar en sus aulas de clases o, incluso, en sus hogares para aprender más rápido.



5- Los motiva a no caer en la obesidad: Tal cual como le suele pasar a los adultos, los tipos de movimientos, estiramientos y ejercicios que se realizan durante el yoga ayudan a querer mantener un cuerpo saludable y tonificado para su práctica efectiva. Lo mismo con los niños, al verse con dificultades de realizar cualquier postura, querrán estar siempre lejos de la obesidad y en total capacidad de ser de los más eficientes de la sesión; ayudando eso claramente, a mantener un cuerpo sano y una alimentación balanceada que genere en su organismo buenas reacciones.



Los mejores métodos para aplicar yoga desde casa con niños:

Lo primero que debes hacer en buscar la forma correcta para enganchar al niño. Te enseñaremos en tres pasos cómo lo puedes conseguir:


1- Es una dinámica: Sin mentirle, podrías fácilmente convencer al niño que la práctica de yoga es una dinámica para conseguir equilibrio y es una terapia grupal donde se requiere el esfuerzo de todos para ganar en equipo. Así, el niño se sentirá emocionado de hacerlo y, además hacerlo bien para que “todo el equipo” sea ganador.


2- Usa algunas cosas infantiles: Para hacer algo con niños, debes rodearte de lo que les gusta, puedes usar cuentos reales o no en los que ellos se identifiquen y, luego de que finalice la sesión de yoga, que todos den un pequeño resumen del cuento y de cómo se sintieron durante el ejercicio.


3- Haz que sean protagonistas: Una vez que hayan aprendido ciertas posturas con sus respectivos beneficios puedes lograr que ellos intervengan para proponer nuevos movimientos que los hagan sentir protagonistas en la actividad, generando así un alto grado de retroalimentación para con ellos y así terminan adquiriendo más conocimientos sobre el yoga.


Si eres un adulto que practica yoga, es hora de que comiences a incluir a tus hijos en el ejercicio sin estimar que podría ser fastidioso para ellos. Es ideal que lo comiencen a realizar una vez por semana. El día idóneo depende mucho de la actividad que hayan hecho el día anterior o de lo que vayan a ejecutar el día siguiente, puesto que es recomendable antes o después de haber tenido un día lleno de mucha intensidad física y ajetreo.




Si, por el contrario, no eres practicante de yoga, debes convencerte de que esta disciplina, practicada en cientos de países, es súper beneficiosa para el organismo en su totalidad, y practicarla con la familia es ideal para mantener una buena relación, aumentar la confianza y conocer de cerca las cualidades y/o dificultades de tus seres cercanos para realizar las posturas del yoga.

Como dato adicional, podríamos decirte que el horario perfecto para hacer yoga y enseñarle a los pequeñines de la casa esta hermosa y beneficiosa actividad es por las mañanas, cuando sus movimientos están más dispuestos a realizarse de manera adecuada. Es inevitable que prepares ese día con antelación, llenándoles de deseo de que el día llegue y lo vean como una verdadera actividad familiar, de lo contrario, sin preparación mental anticipada para ellos, se torna difícil que acepten y se sumen de forma voluntaria.




Aunado a ello, no puedes obviar ir explicando la teoría de cada movimiento y del yoga en general, para que el niño, además de conocerlo, sepa qué responder ante sus compañeritos de vecindad y colegio cuando sea consultado por la actividad del yoga o simplemente cuando una maestra le pregunte qué hace en casa junto a sus padres o hermanitos.


Demás está decir que la ropa que se use debe ser la más propicia para llevar a cabo cómodamente las sesiones de yoga. Si es dentro de casa o algo bastante personal, no está mal que todos estén en ropa corta, así el niño puede conocer las formas de los cuerpos de sus padres y de cómo puede verse cuando sea todo un hombre. El yoga es importante para la salud y el bienes y cuánto antes se comience a practicar es mejor.




  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco