• Kiero.co

Bonsái | Aprende la milenaria técnica de cuidar un Bonsái.

Actualizado: ene 31

Cuidar un bonsái es el arte de plantar árboles reduciendo su tamaño a través de la combinación de ciertas técnicas. Te invitamos a conocer su origen. Este arte se produjo hace unos dos mil años en China como elemento cultural para los monjes taoístas, el cual representaba para ellos el símbolo de la eternidad como un vínculo entre el cielo y la tierra. Este árbol presenta características que podemos encontrar en la naturaleza.


El origen de la palabra Bonsái es japonés. Durante muchos años, los bonsáis estuvieron al cuidado de los nobles y personas de alta sociedad. El Bonsái evolucionó hace unos 700 años en Japón.



Según la cultura asiática, un Bonsái simboliza la armonía, representando el vínculo de paz entre el ser humano y la naturaleza, así como también la eternidad. Conservar y proteger un Bonsái garantiza conseguir la eternidad.


El Bonsái es una representación de la naturaleza en miniatura. Si se cultiva un Bonsái adecuadamente, éste tendrá mucho de vida al igual que un árbol, pero si se cultiva de manera incorrecta, probablemente no sobrevivirá el tiempo suficiente. Para muchas personas, cultivar Bonsáis es una experiencia capaz de generarles energías positivas, tranquilidad y lo ven como un pasatiempo muy satisfactorio. La belleza de un Bonsái va a depender de los cuidados le pueda brindar el cultivador.




Estos árboles tienen mucho parecido; aunque todos parezcan iguales, se clasifican de varias maneras, la principal razón tiene que ver con el tamaño y el estilo.


El tamaño es una de las principales características que sirve para clasificar los Bonsáis. A continuación te damos una descripción:

  • Shito: Mide menos de 5 centímetros de altura, requiere de mucha atención para que pueda mantener el sustrato húmedo.


  • Shohin: tiene una altura de 25 centímetros, tiene un atractivo popular debido a su tamaño y que no ocupa mucho espacio en nuestros hogares.


  • Chuhin o komono: su altura se encuentra entre 15 y 31 centímetros, éste se mantiene en macetas y, por su tamaño, no es difícil de mantener.

  • Chumono: altura entre los 30 y 60 centímetros, son poco atractivos para los coleccionistas debido a que son pesados y algunos los consideran más que un Bonsái, un árbol de jardín.



Es útil manejar ciertos estilos para obtener un inicio de los proyectos Bonsáis:

  • Chokkan: tiene un estilo vertical y complejo. Su tronco es recto, de forma cilíndrica desde la base hasta el ápice del tallo. Sus ramas son alternas de cada lado, existiendo una rama de profundidad, su espacio se va reduciendo hasta llegar a la punta.


  • Moyogui: tiene un estilo vertical, su tronco tiene curvas en triples dimensiones. Sus ramas son alternas a los lados que corresponden con las curvas del tronco.


  • Shakan: su estilo es inclinado, su variación corresponde con su misma dirección en cuanto a sus ramas y medidas.

  • Hokidachi: tiene un estilo de escoba armonioso y natural. Su tronco es recortado.

  • Sokan: es multitronco desde una misma base, pero con troncos individuales.

  • Fukinagashi: este Bonsái simula imitar los árboles existentes en las zonas de vientos fuertes, lo cual impide el crecimiento de las ramas en sus laterales.

  • Kengai: tiene un estilo de cascada, la punta de su tronco se encuentra por debajo de los bordes de la maceta.




  • Han ken gai: tiene forma de semicascada, ésta trata de imitar los árboles que se desarrollan en lugares de altura.


  • Bunjin: tiene un tronco con curvas y ondulaciones de forma desigual, su ramificación en el ápice.

  • Ishitsuki: su estilo es de raíces sobre roca, el árbol se sujeta sobre una roca formando raíces visibles que descienden hacia la tierra.

  • Ne agari: sus raíces están expuestas, por lo tanto, amerita de mucho conocimiento para su cultivo; de lo contrario, es difícil mantenerlo.

  • Yo Ue: Representa la reproducción de un bosque, se integran un número de árboles impares.




Para identificar un Bonsái, lo que se necesitas es observar detallada y cuidadosamente el follaje del árbol teniendo en cuenta de qué especie es. Si deseas empezar a iniciarte en el cultivo de Bonsáis, trata de ubicar una de especie fácil de mantener, existen Bonsáis que se pueden cultivar en el exterior, pero con mucho cuidado. También puedes cultivar un Bonsái decorativo para tu casa tomando en cuenta las normas básicas, que son las que indican cuándo es el momento de podar, fertilizar, trasplantar y regar.



Las personas que coleccionan o simplemente les gustan los Bonsáis, deben tener en cuenta que no es cualquier planta sembrada en una bandeja, es un Bonsái.

El significado de regalar un Bonsái es una manifestación de afecto, trasmite energías positivas para el emprendimiento de una meta, desear a esa persona buena salud, felicidad, amistad y tranquilidad.

Tener un Bonsái, aparte de ser decorativo, es sin duda alguna el relax, ya que el Bonsái es un elemento en el cual puedes meditar y concentrar tu atención. Mantiene un ambiente armónico, lleno de paz.


En los bonsáis podemos conseguir diferentes plagas, éstas pueden ser eliminadas con insecticidas naturales, pulverizar con fungicidas y, en caso extremo, podar las ramas de las plantas más afectadas.

La ubicación de un Bonsái va a depender de la especie y de los cuidados que necesite. No requieren colocarse muy agrupados, ya que bloquearía el aire necesitado entre ellos. Se recomienda rotar la planta cada cierto tiempo para que el Bonsái reciba suficiente luz de manera uniforme, ya que si los colocas siempre de la misma manera, las ramas posteriores morirán. Siempre es conveniente mantenerlos colocados sobre repisas, también es buena opción colocarlos en balcones o ventanas, siempre y cuando sean lugares cerrados donde la temperatura sea superior a la temperatura del medio exterior.

Quizás pueda interesarte:



  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco