• Kiero.co

Bebés | Mi hijo se chupa el dedo. ¿Qué hago?


Indudablemente todos tenemos nuestras formas de relajarnos, principalmente a la hora de irnos a dormir, puede ser, leer un libro, un delicioso baño, o ver un programa de televisión, asimismo, los niños lo tienen, el hábito de succión puede estar presente desde el vientre de la madre, permaneciendo hasta los dos a tres años como una costumbre normal, ya que, este tiene una concordancia directa con el amamantamiento en pecho o en biberón.


Por ende, es en este tiempo donde el niño puede formar un hábito estable ya sea de chupón, dedo o algún tipo de objeto que ayudara al niño a reducir su ansiedad o mermar sus miedos, siendo estos hábitos que puede llevar a nuestros hijos a crear una alteración en la forma y crecimiento de las estructuras bucales, te puede interesar, Higiene dental: Cómo cuidar los dientes de tu bebé.


Los niños puede tener ese mismo habito, a través de abrazar una mantita, un osito de peluche, quedarse dormidos, cuando le estas leyendo un cuento o llevarse el dedo a la boca, además se ha podido observar que el niño que lacta por más tiempo tiene menor probabilidad de habituarse al chupón y chupar el dedo, cuando se comparan con niños que usan biberón, descubre, ¿Por qué son tan importantes los peluches en los sueños de los niños?

Por ende, si notas la presencia de esa costumbre, es esencial como padres que observen de manera periódica la naturaleza y la intensidad del hábito, puesto que, si notas que se presenta una disminución progresiva, lo más probable es que este desaparezca con el tiempo, conjuntamente el mismo que puede ser hasta los 3 años de edad, y en un 20% se ha observado que la incidencia persiste hasta los 4 años, por ese motivo es fundamental que los papás comiencen a participar con tiempo para ayudar a la desaparición del hábito.


Ahora bien, cuando un niño es pequeño, es normal que se meta el pulgar o cualquier otro dedo en la boca para relajarse, tranquilizarse o quedarse dormido, sin embargo, este hábito no causa daño, pero es recomendable, que, si notas que tu bebé lo hace, consideres reemplazar el dedo el dedo por un chupón que, aunque puede causar los mismos problemas, es un hábito mucho más fácil de romper.

No obstante, favorablemente, muchos niños abandonan el dedo de forma natural a los tres o cuatro años, cuando aún no han cambiado los dientes, aunque si tu hijo permanece haciéndolo después de esa edad, es necesario apoyarlo para que así, deje de hacerlo, ya que alguna veces, si se chupa el dedo, o el chupón, puede ocasionar problemas importantes:

  • Deformaciones de la cavidad bucal.

  • Deformaciones de los dientes.

  • Problemas del habla, es decir, sesear o dificultad para pronunciar los sonidos de consonantes fuertes, como la “d” y la “t”, conoce, Dislalia en niños y cómo se trata.

  • Los problemas de la piel, al manifestarse la humedad de la boca, el dedo se lastima con más habilidad, visto que, en algunas ocasiones la piel se vuelve quebradiza o puede sangrar, en el cual, se vuelve vulnerable a infecciones.

  • También se pueden formar, deformaciones en el dedo, así como, la formación de callos.

  • Los problemas sociales, cuando los niños se chupan el dedo en público, eso se vuelve una posibilidad para que los demás niños los molesten.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

  • Primero habla con tu hijo, es más factible que tengan éxito si él quiere colaborar en el proceso, para poder elegir el método que van a utilizar.

  • Por otro lado, el no prestar atención al problema es conveniente para superarlo, particularmente si el niño lo usa para llamar la atención.

Del mismo modo, evita castigarlo.

Una excelente idea es el reforzamiento positivo, puede elogiar a tu hijo o obsequiarle pequeñas recompensas, por ejemplo, leerle un cuento extra antes de acostarse si consigue no chuparse el dedo durante un tiempo acordado previamente, además del mismo que se irá incrementando acorde a que tenga éxito.


Establece cuáles son los elementos que desencadenan la conducta, es decir, se chupa el pulgar en respuesta al estrés, determina cuál es el problema real, lo que le está causando el estrés, con el fin de ayudarlo a desarrollar estrategias más adaptativas para poder combatir con el problema.


Conviene destacar, que debes evitar regañar, criticar o ridiculizar a tu hijo, incluso, desarrollar señales personales de modo que, solamente entre ustedes sepan lo que está sucediendo, con el fin de que el niño logre detener su conducta sin que los demás se den cuenta.

Igualmente, limita los lugares donde el niño puede incidir en la conducta, por ejemplo señalarle que cuando se chupe el dedo en la escuela los otros niños se burlan, siendo importante que solamente lo haga en casa, luego poco a poco, se puede ir limitando los lugares en casa, ejemplo, solamente en su habitación, o solamente en la noche, para ayudarle a quedarse dormido, Conoce los beneficios del yoga para bebés.


En definitiva algunos padres, acostumbran en colocar alguna sustancia picante o ácida en el dedo del niño, aunque en la realidad los expertos manifiestan que no es una gran idea, tomando en cuenta que para el niño además, es un problema que se está tratando de resolverlo, puesto que, colocar algo que es molestoso o simplemente le producirá más ansiedad, La música y los niños: los beneficios de la estimulación musical.

Sin embargo, algunos dentistas recomiendan aplicar un poco de vinagre en el dedo, visto que, este método es menos agresivo y no es peligroso, con el fin que el sabor sea diferente, recordándole al niño que está en el proceso de dejar este mal hábito.


Por último, no olvides que no se le puede quitar a un niño un hábito que le puede servir, para enfrentar situaciones de estrés cuando aún no está listo para hacerlo, conjuntamente, en ciertas ocasiones, este comportamiento puede ser señal de un problema mayor, ya que, cuando el niño chupa el dedo con gran frecuencia o con demasiada fuerza puede ser importante que intervenga un especialista.




Artículos relacionados:

El poder de una canción de cuna.

¿Cómo lavar la ropa de mi bebé?

Conoce los beneficios del yoga para bebés.

Feng shui en la habitación del bebé.

Masajes para bebés y su importancia.

La música y los niños: los beneficios de la estimulación musical.

Dislalia en niños y cómo se trata.

El porteo beneficios y su uso correcto.

Estimulación infantil para una potencialización en cada destreza.

Sugerencias para practicar el colecho.





13 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco